El blanco y negro en cuadros de gran formato es una excelente opción para decorar con una apuesta segura. Al no existir los colores, jugamos sólo con las tonalidades pero esto no nos limita las posibilidades creativas. Al contrario, con el negro y del blanco disponemos del mayor contraste posible. Si el blanco es el tono más dominante en el escena, el cuadro será suave y luminoso. Si por el contrario, la tonalidad general predominante es el negro, el cuadro será oscuro y denso.

Para tonalidades intermedias, jugaremos con toda la gama de grises que nos brindan infinitas posibilidades. Los distintos grises nos permiten una decoración elegante y versátil que puede combinar perfectamente con cualquier color de pared.

¿CUÁL ES EL MEJOR SITIO PARA COLGAR MIS NUEVOS CUADROS?

También podemos tener en cuenta la posibilidad de darle una suave tonalidad azulada o sepia, por ejemplo. Aunque no sea blanco y negro puro, si existe también la ausencia de colores.

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0